¿ERES VERDADERAMENTE LIBRE?


Gracias a Dios nunca he tenido la oportunidad de ser testigos de lo que es vivir en una esclavitud, nunca he visto a un esclavo con mis propios ojos. He leído acerca de la esclavitud, he visto documentales y películas que tratan sobre el tema, verdaderamente que es horrible e injusto que hombre como tú y yo tengan bajo su dominio a otro grupo de personas los cuales deberán hacer lo que a ellos se le antoje.

Recuerdo un libro sobre la liberación de los esclavos en los Estados Unidos, llego el momento de la liberación de la esclavitud, pero algo sucedía en el sur de los EU. La gran mayoría de los esclavos que eran legítimamente libres, siguieron viviendo como esclavos. La mayoría de ellos continuaron viviendo como si nada hubiese acontecido. Esta ley de abolición de la esclavitud tuvo un precio bastante grande, pero lamentablemente muchos de los negros seguían viviendo en el temor y la miseria. En un contexto de una liberación que había sido duramente ganada los esclavos elegían seguir siendo esclavos a a pesar de lo crueles que eran muchos de los amos. No se notaba que la esclavitud había sido abolida legalmente y que los esclavos habían sido emancipados. Eso era precisamente lo que querían los amos de esclavos, tenían la filosofía: “Manténgalos ignorantes y los mantendrá a su servicio.”

¿Cuánto creen que esto es verdaderamente una tragedia? Quiero decirles algo, hay algo mucho peor. Se refiere a los creyentes que hoy en día viven como esclavos.

A pesar de que nuestro libertador, Cristo el Señor pago el precio más grande para abolir la esclavitud de una vez por todas, muchos creyentes se comportan todavía como si fueran esclavos y prefieren la seguridad de la esclavitud antes que los riesgos de la libertad. Y a Satanás le encanta que así sea.

Amados el enemigo de las almas sabe que hemos sido liberados de su control, él lo sabe mas que muchos de los que pertenecen a la familia de Dios, él sabe que somos libres legalmente pero lo detesta, es por eso que él hace lo imposible por mantener a los creyentes sometidos por la vergüenza, la culpa, la ignorancia y la intimidación.

CONCEPTOS BASICOS SOBRE LA ESCLAVITUD. (Romanos 3:10-20)

La epístola a los Romanos es conocida como la epístola emancipadora, en esta carta podemos observar tres analogías:

1.Todos hemos nacido en la esclavitud del pecado.
¿Se ha preguntado como era su condición antes de ser liberados y salvados?
No éramos justos, no teníamos conocimiento espiritual, no teníamos paz, no teníamos esperanza, estábamos lejos de Dios, pero no teníamos escapatoria, éramos incapaces de liberarnos nosotros mismos de la condición de esclavo al pecado. Cuando estábamos en esa condición no teníamos ningún conocimiento de la libertad. Nuestra mente estaba dominada por el enemigo

2. Vino un día en que Cristo nos hizo libres.
Gloria a Dios, llego el día en el cual se dio a conocer en todo el universo y hasta en el mismo centro del infierno la Carta de Emancipación eterna: ¡EL PECADOR ESTA OFICIALMENTE DECLARADO LIBRE!. Este anuncio surgió desde el interior de una tumba vacía, que dia mas glorioso, fue el dia que Cristo nos hizo libres.

Romanos 3:21-22

Este verso es sorprendente: “Porque no hay diferencia.” Amados para recibir la libertad no es necesario haber nacido en determinado país ni perteneces a una determinada capa social, no es necesario hablar un determinado idioma, no tiene que tener determinado color de la piel, no tienes que ser intelectual o letrado ni reunir ciertas características, no tienes que llenar un formulario de requisitos, EL NOS HIZO LIBRES.

¿Por qué? Romanos 3:23. Todos somos redimibles gratuitamente Romanos 3:24
Ahora Cristo te dice: “Ya no tienes que vivir sometido a tu antiguo amo. Eres libre. Eres libre para servirme a mí por el resto de tu vida.”

Amados en teoría, legalmente hemos sido libertados cuando creímos en Cristo, pero en la práctica, nuestros viejos amos hacen todo lo que pueden por mantenernos ignorantes, temerosos, para que sigamos pensando y actuando como esclavos.

3. Muchos creyentes todavía viven como si fueran esclavos.

¿Por qué digo esto? Pues eso se demuestra con frases como:

1. Es que no lo puedo evitar, soy humano.
2. Ya sabes, nadie es perfecto.

Amados hermanos míos la Palabra de Dios me dice que donde abundo el pecado sobreabundo la gracia, antes estabas esclavizado por una pasión, pero ahora ya no tienes que estarlo; cree que eres libre de esa opresión. La gracia derramada sobre nosotros al confesar a Jesús nos capacita para ser más que vencedores.

El problema radica que como hemos sido pecador por tantos años, la mayoría de los creyentes han sido mejor adiestrados para esperar pecar y luego tratar con sus pecados, que para esperar y disfrutar de la libertad que Cristo nos dio en la cruz y por medio de la resurrección. Tenemos el poder para enfrentarnos a las tentaciones y declararle a Satanás que el cuerpo de pecado que el utilizaba cuando era nuestro amo ha muerto en la cruz y yo ahora soy libre para servir a Jesucristo, cancelemos las tentaciones decretando la libertad que tenemos en Cristo.

¿Cuántos cristianos se levantan por la mañana con miedo a pecar? Si te ocurre eso no eres libre. Levántate con la seguridad de que en el nombre de Jesucristo serás un vencedor y que por medio del poder del espíritu que vive en ti destruirás toda tentación que venga a tu vida.

¿Es lógico que personas libertadas por Cristo vivan con tanto temor? ¿Somos libre o no? Amados si lo somos tenemos que vivir como cristianos libertados.

Quiero decirte que tu viejo amo no quiere que tu sepas lo que esta mensaje te está diciendo, él quiere que sigas viviendo en la choza de la ignorancia, y que tengas miedo de él y de su látigo. Igual que el cruel propietario de esclavos, él quiere que usted se convenza de que de vez en cuando necesitas una golpiza, solo para mantenerlo en línea.

Amado cuando él venga a tratar de usar el látigo contra tu vida, párate y dile que ya tú no eres propiedad de él, tú has sido comprado con sangre, tú has sido redimido y que ahora eres propiedad de Cristo. Puesto que nuestro Señor nos ha liberado, nuestro viejo amo, el supremo asesino de la gracia, no tiene derecho legal alguno a cruzarnos el látigo por la espalda. Esos tiempos han terminado, somos libres, ¡HEMOS SIDO EMANCIPADOS!.

Vamos a Romanos 6, amados este capítulo es uno de los textos más grandiosos de las escrituras, este capítulo contiene la Proclama de la Emancipación del creyente, aquí encontramos la verdad en la cual se fundamenta nuestra libertad, la libertad de la intimidación de Satanás y la libertad del dominio del pecado.

Romanos 6:1-15

1 ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? 2 En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? 3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. 5 Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; 6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. 7 Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. 8 Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; 9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. 10 Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. 11 Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. 12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; 13 ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. 14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. 15 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera.

Al leer estos versos salta dos preguntas, las cuales el apóstol contesta con la misma respuesta:

1 ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? 2 En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

Esta pregunta está dirigida a aquellos que no reclaman su libertad y continúan viviendo como si fueran esclavos, son aquellos que anulan la gracia. (Se desarrolla en los primeros 14 versos)

15 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera.

Esta pregunta está dirigida a aquellos que caen en exceso en el uso de la libertad. Se aprovechan de la libertad, viven de manera irresponsable.

Pablo contesta las dos preguntas con la misma respuesta “En ninguna manera”, ¡Imposible!, ¡Ni lo pienses!, ¡Aleja esa idea!, ¡Es una idea absurda!

Pablo en el verso 2 vuele y le responde con otra pregunta: Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

La única manera de volver a vivir en él (el pecado) es dejando de tener conciencia de la magnitud de la libertad que Cristo te dio cuando murió y resucito, te dejas arrastrar por las tentaciones del enemigo y no lo enfrentas con la Palabra y con la carta de liberación firmada con sangre por medio del poder del Espíritu Santo que vive en nosotros.

Estoy seguro que muchos de nosotros se conocen de memoria:

1 Juan 1:9.

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

Pero cuantos de nosotros conoce:

Romanos 6:13
ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.

Muchos cristianos han sido programados para pensar de la siguiente manera: Se que voy a pecar, que voy a fallar, que hoy voy a fracasar. Y como esto es así, tengo que estar listo para buscar nuevamente la purificación y el perdón. Cuando pensamos de esa manera es porque no hemos sido programados para presentarnos delante de Dios en su nueva condición de vencedor sobre el pecado por medio de la redención y el poder del espíritu que vive en nosotros.

Por qué no levantarnos con el siguiente pensamiento:

Jesucristo, tu eres mi Señor y mi Salvador. Yo soy tu hijo, liberado, que depende de tu poder. Por lo tanto, Cristo, este día es tuyo, para ser vivido para tu gloria. Actúa en mis ojos, en mi boca, en mis pensamientos y acciones, para que alcance tu victoria. Señor hazlo a lo largo de todo el día. Cuando enfrente tentaciones, me presentare a ti para proclamar el poder que tú tienes para manejar la tentación. El pecado ya no tiene poder sobre mí.

¿Cómo se puede romper el hábito de servir al viejo amo, para empezar a disfrutar de los beneficios de estar libres bajo el nuevo amo de amor?

En este maravilloso capítulo 6 de romanos Pablo nos presenta las técnicas necesarias para vivir por gracia por sobre el dominio del pecado.

SABER: 3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. 9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. V 3,6,9

¿Qué es lo que tengo que saber?
Leamos ahora Romanos 6:3-7
¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. 5 Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; 6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. 7 Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado.

La palabra baptizo tiene que ver principalmente con acto de identificación, de cambio de identidad, el siglo I se utilizaba esta palabra para sumergir una prenda clara, prácticamente sin color, en un líquido, digamos escarlata. Una vez sumergida dicha prenda en el líquido su identidad cambiaba, este acto de sumergir se llamaba baptizo.

Cristo murió por nosotros en la cruz y resucito de entre los muertos, amados cuando creímos en Jesucristo como nuestro Señor y Salvador , creímos en su muerte y resurrección, fuimos sumergidos en esa escena, hemos sido sumergidos en su muerte, nuestra identidad cambió, su muerte se hizo nuestra muerte, su victoria en la resurrección se hizo mi victoria de resurrección, su despertad a una nueva vida fue también mi despertad a una vida victoriosa.

Antes de disfrutar de todos los beneficios, tenemos que saberlo. Ahora en la identificación con El, su poder llega ser mi poder, su vida llega ser mi vida, esto me garantiza que su victoria sobre el pecado es también mi victoria, SI LA RECLAMO.

No necesito seguir viviendo como un esclavo del pecado. No tienes justificación para seguir siendo esclavo del pecado. Puesto que estamos identificados con El, tenemos todo el poder necesario para vivir una vida por encima de la miseria y las lacras de la esclavitud.

La muerte del pecado es un hecho teóricamente consumado, pero para tener un andar victorioso contra el pecado, primeramente debemos saber este hecho consumado en la muerte y resurrección de Jesucristo.

Nadie puede servir legítimamente a Jesucristo si no es libre del poder del pecado.

Romanos 6:8-10
8 Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; 9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. 10 Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive.

CONSIDERAR: 11 Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Considerar: Viene de una palabra griega (logizomai) que “actúe como si así fuera”, “reconozca que es cierto”.
¿Y qué es lo que debemos reconocer como cierto? : Que estamos en Cristo, muertos al poder del pecado. Y Cristo en nosotros nos ha otorgado el nuevo poder de Dios para vencer toda tentación en su nombre.
¿Cuál es el resultado de esta consideración?
Romanos 6:12
No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias;

Amados hermanos, si consideramos todo esto y tomamos en cuenta la verdad que sabemos cierta, destronamos al pecado y nos rehusamos a obedecer sus impulsos. Pero amados aun así cuando le fallamos a Dios y pecamos, el nos perdona como hijos suyos y entonces acudimos a:

1 Juan 1:9
Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

Si usted fuera el gobernador de un estado donde existe una carretera angosta, con pendientes y precipicios tendrías dos alternativas: Poner una clínica medica en cada curva peligrosa para rescatar a los que se caen por las laderas o poner señales que indican que están transitando por una carretera peligrosa. Mi pregunta es ¿Cuál opción usted tomaría?


1. Clínicas Medicas : 1 Juan 1:9
2. Señales: Romanos 6, Tienes que saber y considerar.

PRESENTAR: 13-14 ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. 14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

No solo debe haber un considerar basado en un conocimiento, también debe haber una presentación consciente de nuestro ser a Dios, Pablo lo detalla en dos sencillos mandamientos:

NEGATIVAMENTE: No continúes presentado vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad. ¿Por qué? Amados porque ya no somos esclavos. Es que todavía te sigues comportando como un esclavo después de haber recibido la libertad, de ser así continuaras bajo los azotes de Satanás. Amado toma acción y cancela todo tipo de tentación que venga a tu vida decretando tu libertad en Cristo, enfrentémonos confiadamente a toda tentación, Dios nos ha dado el poder para ser vencedores.

POSITIVAMENTE: Me debo presentar a mi Dios todos los días de mi vida como vivo de entre los muertos, dale gracias a Dios por tu libertad, presentemos a Dios todo nuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, para que sean instrumentos de su justicia. Declara en tu vida que el pecado no podrá reinar en ti porque ti eres libre.

Les recuerdo que el adversario no quiere que nosotros pensemos de esta manera, El eliminaría la gracia si pudiera, pero no lo puede hacer, entonces tiene otra estrategia, tratara de engañarnos para que pensemos como esclavos. ¿Por qué? Porque cuando pensamos como hombres y mujeres libres, nuestro viejo amo ya no puede controlarnos.

Amados el cambio no es fácil, nuestro adversario no se cansará fácilmente, pero si tu permaneces fiel a la Palabra y haces de ti Romanos 6 tu carta de emancipación, oras y ayunas por ti mismo, estas resistiendo al diablo y de seguro huira de vosotros.

Muchos cristianos experimentan una falsa seguridad, que le ofrece la esclavitud y la ignorancia; amados míos, introducirse a los campos nuevos y riesgosos de la libertad y la gracia, necesita valor y decisión.

Juan 8:31-32
31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos;
32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Muchos cristianos usan el verso 32 para justificas su estado de esclavitud, pero están muy lejos de permanecer en la Palabra de Dios. Permanecer en la Palabra es una condición necesaria para conocer la verdad y como resultado ser libre. Tomemos Romanos 6 como una de las Palabras en la cual tenemos que permanecer firmes, en ella hay verdad de Dios y entonces disfrutaremos de la libertad legal que tenemos en Cristo.

No comments:


Free Blogger Templates by Isnaini Dot Com and Architecture. Powered by Blogger