NECESITO VIVIR CON MI MENTE EN DIOS

Leamos Rom. 8:8-9 : “y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él."
Amados hermanos desde el día que Dios nos regeneró nos dio una simiente incorruptible: 1 Jn. 3:9 "Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios."
  • Nadie puede reconocer a Jesucristo como su Salvador sino ha sido engendrado por Dios.
  • Nadie puede creer en Jesucristo si no es por medio de una obra divina del Espíritu Santo.
  • Nadie puede ver el reino de Dios si no ha nacido del Espíritu.
  • El que ha nacido de nuevo siempre esta presto para lo espiritual, ya que esa nueva naturaleza está hecha para que busque a Dios.
  • El hombre interior quiere tener comunión con Dios.
La religión enseña que es necesario luchar con la carne para vencer sus debilidades, en cambio Dios en su palabra nos enseña que vivamos en la nueva creación y no tendremos que lidiar con la carne. Amados hermanos  ¿qué sucede si te ocupas de a carne?, "Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz."  Rom. 8:6
La versión La Biblia de las Américas lo expresa así: "Porque la mente puesta en la carne es muerte, pero la mente puesta en el Espíritu es vida y paz"
"Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios;" Romanos 7.22 
“Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios,” (LBLA)
El hombre interior disfruta hacer la voluntad de Dios, amados no es solo el hacer la voluntad de Dios sino es necesario amar hacerla. Hay muchos cristianos que están dispuestos a hacer la voluntad de Dios pero no aman el hacerla.
Cuando nuestro amado Salvador estuvo en Getsemaní atravesó por un gran conflicto:
"diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa……... (Lucas 22.42). Su naturaleza humana rehusaba el conflicto.
Se intensifico el dolor a tal punto que sudaba gotas de sangre, pero entonces intensificaba la oración.
Pero su espíritu decía: "……………………. pero no se haga mi voluntad, sino la tuya." (Lucas 22.42)
Amados hermanos El es el hombre perfecto, nosotros llevamos la imagen del que nos creó (Col. 3:10) y la imagen de Dios es Cristo, entonces en nuestro hombre interior tenemos a Cristo, El esta siendo formado en nosotros (Gal. 4:19). Amados El vive en nosotros y desde nuestro interior El desea hacer la voluntad de Dios, a travez de la nueva naturaleza que Dios nos ha dado.  “Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él”.1 Corintios 6.17
El hombre interior solo piensa en lo espiritual:
 “Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.” Romanos 8.5.
“Porque los que viven conforme a la carne, ponen la mente en las cosas de la carne, pero los que viven conforme al Espíritu, en las cosas del Espíritu” (LBLA)
“La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz. (NVI)
Es decir en nosotros hay una tendencia; a lo carnal o a lo espiritual; esta tendencia está motivada por nuestra doble naturaleza.  Es importante en la vida de los cristianos decidirse por cuál de las dos naturalezas desarrollara su vida.
  • Las aves vuelan porque su naturaleza tiene la característica de volar.
  • Los puercos se recrean en el lodo porque una de sus características es gustarle el muladar.
  • Hay personas que tienen malos pensamientos porque una de las características de la naturaleza carnal es tener malos pensamientos. La característica de la naturaleza carnal es pecar.
  • Los hermanos espirituales aman las cosas de Dios, se deleitan en la santidad porque una de las características de la nueva naturaleza es deleitarse en las cosas de Dios.  Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo. 1 Corintios 2.16. La mente del espíritu vivificante que mora en nuestro espíritu.
  • El hombre espiritual piensa continuamente en el bien, porque tiene la mente de Cristo, el carnal siempre está pensando en su conveniencia, en sus intereses, sin importarle el daño que pueda hacer.
  • Al hombre carnal le incomoda vivir en la presencia de un hombre espiritual que vive en el espíritu. (Cuán importante es seleccionar la pareja aun dentro de la Iglesia). El espiritual se deleita hablando de Dios, sin hacer alarde de conocimiento espiritual que tenga. El hombre carnal solo habla de cómo satisfacer sus placeres; está viciado de deseos engañosos (Ef. 4:22)
  • Una petición constante he tenido durante mi vida de crecimiento espiritual, Señor aplasta mi naturaleza humana, de tal manera que no aparezca mas; que yo un día pueda decir como el Apóstol Pablo: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí." Gálatas 2.20. ¿Por qué tengo que orar así? Porque en Cristo está mi esperanza de gloria y su vida manifestada e mi es mi victoria.
  • Amados hermanos cuando en nuestras vidas la naturaleza espiritual este en dominio, el cuerpo y la mente están en bendición.
  • Volvamos a Romanos 8:6: Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Amados cada vez que pagues el precio por hacer la voluntad de Dios, ya sea que te sacrifiques o sometas la carne para que domine el Espíritu, el Señor te bendice y te imparte paz. Todo lo que hagamos por el Espíritu produce paz. Amados hermanos cuando yo me levanto el domingo en la mañana para venir a impartir las clases a la escuela dominical me siento el hombre más feliz del mundo, y disfruto de una paz indescriptible.
  • Cuando hacemos algo para Dios no hay lamentos, cuando nos lamentamos estamos obrando en la carne. La obra realizada no traerá recompensa.
  • No hay remordimiento cuando se hace algo para Dios, cuando vienes dispuesto a adorar a Dios en tu espíritu no te importa el tiempo que dure el servicio.
  • ¿Qué has sentido cuando vas a un lugar de esos que no agrada a Dios? ¿No te sientes como fuera de lugar? ¿No te sientes oprimido y entristecido por haber ofendido a Dios? ¿Por qué sucede esto? Porque la carne produce ese sentimiento: “Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte. “ 2 Corintios 7.10. En la versión LBLA dice así: Porque la tristeza que es conforme a la voluntad de Dios produce un arrepentimiento que conduce a la salvación, sin dejar pesar; pero la tristeza del mundo produce muerte.
ANDEMOS POR EL ESPIRITU
Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu. Gálatas 5.24-25
Amados hermanos es muy importante estar convencido que somos morada de Dios en el espíritu, ¿Cómo puedo saber esta verdad?  “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. " Romanos 8.16
El Señor nos ha resucitado a una vida nueva; La vida de Cristo; y también nos ha hecho participantes de su naturaleza y de su Espíritu. “Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él. Y en esto sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado.” 1 Juan 3.24
  • Mediante este nuevo hombre interior podemos vivir y andar en la naturaleza nueva que El nos dio.
  • Pensar en el Espíritu
  • Adorar en el Espíritu.
  • Orar en el Espíritu.
  • Cantar en el Espíritu.
  • Bendecir a Dios en el Espíritu
  • Etc.
Amados hermanos es importante entender que un cristiano no es una persona que anda con una biblia,  canta coritos, viene a todas las actividades, etc. Es necesario entender que Dios nos desea llevar a una nueva dimensión de fe pero para esto es necesario que decidamos vivir en el Espíritu. Es importante entender que en los próximos tiempos Dios le va a dar a la Iglesias revelaciones reservadas para estos tiempos, solo los espirituales las recibirán y serán bendecidos.
No se cuantas veces te han dicho: Puedes creer en Dios pero no tomarlo tan a pecho; ¿Qué le vas a contestar? Pues mira que si porque la Biblia dice: Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Mateo 22.37. Amados a Cristo hay que tomarlo a pecho; estamos hablando de donde pasaras tu eternidad, esto es un asunto serio.
Mi irrita cuando escucho a predicadores decir que la vida cristiana es una vida de sube y baja cuando la palabra de Dios dice lo contrario: Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora,  Que va en aumento hasta que el día es perfecto. Proverbios 4.18
Otra cosa que nosotros podemos hacer con nuestro hombre interior es fortalecerlo en espíritu, amados la palabra es clara, antes de realizar cualquier acción contra nuestro enemigo el Señor nos manda a fortalecernos en El. No puedes ponerte la armadura de Dios si antes no te has fortalecido en El.
“Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. “ Efesios 6:10
Es muy importante que nosotros estemos fortalecidos todos los días, de la misma manera que fortaleces tu cuerpo físico es necesario que nuestro espíritu se fortalezca, ¿Qué comida le estas dando a tu espíritu?
Amados hermanos no podemos servirle a Dios por medio de nuestra naturaleza carnal, es necesario servirle con nuestra naturaleza espiritual. Pablo lo dejo bien claro en:
 Romanos 1:9
Porque testigo me es Dios, a quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo, de que sin cesar hago mención de vosotros siempre en mis oraciones,
Así también Pablo le dijo a los Filipenses 3:3
Porque nosotros somos la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne.
Es notable mostrar que en la Palabra la carne representa atadura y muerte y el Espíritu libertad y vida eterna :
Romanos 7:5-6 
Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas que eran por la ley obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte.  Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.
¿Por qué hay muchos cristianos que todavía viven con ataduras y se sienten como si se fueran a morir? Simplemente, todavía viven bajo el régimen de la letra.
Una palabra en estos versos llamaron mi atención: régimen. 
La carne es el régimen bajo el dominio de Satanás, los que andan en la carne están bajo el régimen del diablo, más los que andan en la naturaleza espiritual están bajo el régimen del Espíritu donde ni la carne ni las letras dominan.
Los religiosos se clasifican carnales porque no vienen de Dios, ya que apoyan las letras de las cosas, dando resultado a personas legalistas, hay pero los que andan en el Espíritu andan en novedad de vida, no sujetos al antiguo pacto, en las letras de la ley, sino en el espíritu de vida en Cristo Jesús, esperando las nuevas revelaciones proféticas preparadas para estos tiempos.
Romanos 10:4 porque el fin (propósito, objetivo) de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.
Cristo es el cumplimiento de la ley.
El estableció el régimen del espíritu cuya ley es el fruto del Espíritu.
Amados hermanos, cuando andamos en el fruto del Espíritu y nos dejamos guiar por la naturaleza espiritual espontáneamente saldrá de nosotros todo lo justo, todo lo bueno y toda virtud. Las virtudes salen sin forzarlas. ¿Qué esfuerzo hace un árbol de naranjo para dar naranjas? Un nacido de Dios no tiene que esforzarse para dar fruto del Espíritu porque su naturaleza produce dicho fruto.
Hay una medida en las escrituras para poder analizarme a mí mismo si yo he nacido de Dios:
1 Juan 3:14-15 : Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte. Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él.
Los que tienen rencor, odio, desprecio y aun hablan mal de sus hermanos no han nacido de nuevo, no pueden amar porque no está en su naturaleza.
Se que en estos momento te puedes estar realizando la siguiente pregunta. Si la palabra en Romanos 5:5 nos dice: y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

¿Qué me pasa que no amo?
Es verdad el amor de Dios ha sido derramado a nuestros corazones pero parece que tu tubería espiritual que permite el fluir de ese amor esta obstruida con contaminaciones y cuando deseas que el amor brote sale otras cosas. Revísate a ti mismo y mira qué tipo de producto estas ingiriendo y cual naturaleza estas alimentando.
¿Cuántas veces lees la Biblia en la semana?
¿Cuántas novelas vez en la semana?
¿Qué tiempo de tu vida le dedicas a la TV, donde  las intrigas de adulterio, mentira, fornicación, pornografía están constantemente?
¿Quiénes son tus amigos, y cuales las conversaciones?
Tu mente esta embotada y las tuberías de tu corazón se han llenado de materiales de desecho.
El Señor e su palabra nos dice: Juan 7:38  
El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.
Es la comunión con Dios, el instrumento que podrá limpiar las tuberías. Cuando oramos al Señor y meditamos en su palabra, el Espíritu santo comienza a limpiar todas las tuberías que impidan que los ríos de agua viva fluyan.
Amados todo esto está en nuestro hombre interior, pero para dejarlo que fluya tenemos que pagar el precio de hacer morir la carne y todo apago terrenal que hay en nosotros. No podemos servir a dos señores a la misma vez. Es necesario que nosotros le pidamos a Dios diariamente en nuestras oraciones que establezca su reino y que se haga su voluntad en nosotros.
Muchas veces nosotros le decimos Señor danos fe, pero los apóstoles no oraron así: Lucas 17:5 Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe. Ellos sabían que la tenían, El Espíritu repartió la fe como El quiso (1 Corintios 12:11). ¿Dónde está depositada esa fe? En el hombre nuevo.
Juan 14:17: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
Somos templo de Dios. El Espíritu santo mora en nosotros.
El mora en nuestra nueva creación no en la carne.
El Espíritu Santo está sentado en el trono de nuestro espíritu y desde allí ejerce el control.
Pidámosle al Señor que nos enseñe a vivir en el Espíritu; que nos de la capacidad y todo lo que necesitamos para quitar los obstáculos que nos impiden vivir la vida en el Espíritu y llegar como dice la Palabra:
Efesios 4:13
hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;
Amados hermanos yo tengo esta necesidad, necesito vivir las 24 horas del día con mi mente en Dios, vivir por el Espíritu, deseo decir un día como Pablo dijo :
Gálatas 2:20  Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

No comments:


Free Blogger Templates by Isnaini Dot Com and Architecture. Powered by Blogger