EL ALTAR DE INSIENSO

EL ALTAR DE INCIENSO
Ex. 30:1-10
Este mueble se encuentra precisamente en el centro y delante de la cortina que dividía al lugar Santo del lugar Santísimo. Estaba construido con madera de acacia y cubierto en oro, tenia sus cornisas, con cuatro cuernos, sus anillos y sus varas para ser transportado. Este mueblo también nos muestra la doble naturaleza del Señor (Humanidad y Divinidad); pero veremos algunas distinciones con respecto al altar del holocausto.
RELACION ENTRE AMBOS ALTARES
ALTAR DEL HOLOCAUSTO:
- Era de Bronce, nos habla de Juicio.
- Había un continuo derramamiento de sangre.
- Es la figura de Cristo en la Cruz.
ALTAR  DE INCIENSO:
- Estaba cubierto de oro. Había un continuo derramamiento de un perfume perpetuo.
- Fue levantado, no para ofrecer holocaustos, sino para  quemar sustancias aromáticas. Sobre el se ofrecía el incienso (Adoración, alabanza, oración) Psa 141:2; Luk. 1:10; Rev. 5:8; Rev. 8:3-4
AARON TOMABA LAS BRAZAS ARDIENTES DEL ALTAR DEL HOLOCAUSTO PARA QUEMAR EL INCIENSO EN EL  SEGUNDO ALTAR
El mismo fuego que había consumido a la victima en el primer altar tenia que arder en el segundo altar.
LOS INTENSOS SUFRIMIENTOS Y LAS INFINITAS PERFECCIONES DE LA OBRA DE CRISTO EN LA CRUZ, PARA GLORIA DE DIOS, SON INCIENSO CONTINUO ANTE EL.  Eph. 5:2
LA INTERCESION DE CRISTO DEBIA SER PRECEDIDA POR EL FUEGO DEL SUFRIMIENTO
La fragancia de aquellos perfumes que se quemaban en este altar tenían que ascender como olor agradable a Jehová. Todo esto nos indica que el Altar nos habla del Cristo resucitado y glorificado delante de Dios, viviendo para interceder por nosotros. (Rom. 8:27, 34)
CUANDO ADORAMOS, DEBEMOS TENER SIEMPRE PRESENTE ANTE NOSOTROS AL CALVARIO, A FIN DE PODER OFRECER UN CULTO VERDADERO Y ACEPTABLE DELANTE DE DIOS (Rev.  5:8-12)
UBICACIÓN DEL ALTAR
 Cuando se quemaba el incienso, penetraba su aroma al lugar Santísimo. Son nuestras oraciones , alabanzas y adoración lo que nos lleva a la presencia de Dios
En cada uno de los que han confesado a Jesucristo como su Señor y Salvador existe una doble naturaleza; humana (Madera de acacia ) y divina (oro). En cada uno de nosotros esta el; Dios Triuno. Nosotros estamos representados en este altar de incienso.
Para poder quemar un incienso agradable a Dios, tenemos que tomas las brazas del altar del holocausto y pasar por la fuente de bronce para limpiarnos. Si llevas las brazas que se utilizaron cuando moriste en el altar de bronce, entonces podrás  quemar incienso agradable a Dios . Lev. 10:1-2

FUEGO EXTRAÑO EN EL ALTAR
Para poder quemar un incienso agradable a Dios, tenemos que tomas las brazas del altar del holocausto y pasar por la fuente de bronce para limpiarnos. Si llevas las brazas que se utilizaron cuando moriste en el altar de bronce, entonces podrás  quemar incienso agradable a Dios . Lev. 10:1-2
FUEGO EXTRAÑO: ¿Cuál fue el fuego extraño que Nadab y Abiú ofrecieron ante el Señor? El fuego en el altar del holocausto nunca debía apagarse (Lv. 6.12, 13) implicando que era santo. Es posible que Nadab y Abiú hayan llevado al altar brasas provenientes de otro lugar, haciendo con esto que el sacrificio fuera impuro. También se ha sugerido que los dos sacerdotes ofrecieron una ofrenda en un momento no prescrito. Cualquiera sea la explicación correcta, el punto es que Nadab y Abiú abusaron de su oficio como sacerdotes en un hecho flagrante de falta de respeto a Dios, quien acababa de repasar con ellos precisamente cómo debían dirigir la adoración. Como líderes, tenían la responsabilidad especial de obedecer a Dios ya que estaban en un puesto en el que fácilmente podían extraviar a mucha gente. Si Dios le ha encomendado a usted a guiar o enseñar a otros, asegúrese de permanecer cerca de Él y de seguir su consejo.
La muerte repentina de los hijos de Aarón nos hace recordar el peligro que rodea a cada ministro en cada momento de su ministerio. Su experiencia nos da lecciones de importancia.
La importancia de no sustituir el poder humano por el poder divino.
  1. Muchos ministros tratan de utilizar las herramientas del mundo secular, con énfasis en técnicas de la administración de empresas en vez de depender del poder de Dios.
  2. Ningún poder humano es tan eficaz como el poder divino.
El peligro del orgullo y el sentido de nuestra grandeza en vez de nuestra humildad.
  1. Pensaron en la importancia de su persona en vez de su función como ministro   divino.
  2. Consideraron que sus métodos eran superiores a los de Dios.
La desobediencia a Dios siempre trae consecuencias funestas.
  1. La desobediencia fue un acto deliberado.
  2. La desobediencia trae su castigo, inmediato o futuro.
COMPONENTES DEL ALTAR
MADERA DE ACACIA: Humanidad impecable de Cristo.
ORO: Deidad de Cristo, que ahora esta exaltado en el Cielo. Jn 8:46, He. 4:15; 7:25; 1 Jn 2:1
HOMBRE - DIOS: Representa los intereses de los hombres ante Dios. 
DIOS - HOMBRE: Representa los intereses de Dios ante los hombres.
Así como Cristo tiene una doble naturaleza, los creyentes gozan también de una doble naturaleza (2 Pe. 1:4). Es entonces que nuestras oraciones son gratas a Dios y aceptadas por El, pero solo mediante Cristo (Jn 14:13-14).
Un altar siempre denota la idea de holocausto, sin embargo en este altar no se llevaba a cabo ningún sacrificio de sangre.Psa. 51:17; 69:30-31;107:22; 116:17; Rom. 12:1; Heb. 13:15; 1 Pe. 2:5
Nuestras oraciones no han de ser de madera (Naturaleza humana en la oración Jas.. 4:3); sino que deben ser de oro (lo divino de la oración: Rom. 8:26-27; 1 Jn. 3:22; 5:14-15)
LOS CUERNOS DEL ALTAR
Estos cuernos cubiertos por oro es símbolo de poder divino y autoridad en la intercesión de Cristo Todopoderoso quien intercede por los hijos de Dios (He. 7:15-17, 24-25).
Al ser cuatro cuernos nos indica la obra intercesora de Cristo por todos los creyentes de los cuatro puntos cardinales.
Nosotros, como hijos de Dios, teniendo la doble naturaleza, representados también en este altar, podemos hacer uso del poder y autoridad por medio de Cristo, para establecer intercesiones por todos los santos en toda la tierra. Cuando nosotros oramos tenemos su poder. (Eph. 3:20-21)
LA CORNISA DEL ALTAR
Habla de nuestra seguridad sobre la base de la intercesión de Cristo por nosotros. Así somos guardados por El. (Luk. 22:31-32; Jn 10:28; 17:9,15; 1 Pe. 1:5; 2 Pe 1:10)
Estas barandillas nos expresan a Cristo como sumo Pontífice , es un sacerdote coronado y como tal ejerce un ministerio regio. (Isa. 9:6; Psal. 2:6-8, 12; He. 2:6-9)
Nosotros los creyentes participamos del mismo privilegio, así podemos orar en intercesión los unos por los otros (Eph. 6:18; 1 Pe. 2:5; Rev. 5:10)
Las fragancias de nuestras oraciones es como si fuera el aliento de nuestro espíritu de oración. Jas. 5:16; Mt. 21:21-22; Jn. 15:16;
LOS ANILLOS DEL ALTAR Y SUS VARAS
Estos dos anillos nos muestran que la intercesión de Cristo se mueve por todas partes o sea que nuestro Señor permanece con nosotros, para donde se moviera el pueblo también se movía el altar de incienso. Mat. 28:20 . No existe lugar donde Cristo no pueda estar presente.
Las varas nos indican, preparación para moverse. Nos esta diciendo que es necesario manifestar a Cristo por toda la tierra. El evangelio no puede quedarse estático en un solo lugar, debe ser predicado a todas las naciones.
Nosotros como creyentes, como altares humanos, podemos orar en cualquier parte y predicar el evangelio en cualquier parte, teniendo la seguridad de que Cristo va con nosotros.
“Llegamos a parecernos a aquellos con quien nos asociamos”: Mientras mas tiempo dediquemos a la oración, mas se manifestaran las cualidades de Cristo en nosotros.
LA FE ES EL VINCULO QUE UNE AL HOMBRE CON DIOS. LA ORACION ES EL HILO CONDUCTOR QUE PONE EN COMUNICACIÓN LA TIERRA CON EL CIELO.
EL SACRIFICIO ANUAL SOBRE EL ALTAR
Ex. 30:10 : “Y sobre sus cuernos hará Aarón expiación una vez en el año con la sangre del sacrificio por el pecado para expiación; una vez en el año hará expiación sobre él por vuestras generaciones; será muy santo a Jehová.”
Ex. 30:10 : “Y sobre sus cuernos hará Aarón expiación una vez en el año con la sangre del sacrificio por el pecado para expiación; una vez en el año hará expiación sobre él por vuestras generaciones; será muy santo a Jehová.”
Leamos Ex. 29:36-37 (Consagración del templo) y Ex. 30:10; Lev 16:18 
Los cuernos del altar, rociados con la sangre, nos recuerda que la intercesión estriba en la obra de la cruz. La sangre de Cristo es la única base sobre la cual se apoya el ministerio de intercesión (Rom. 8:27; Heb. 9:24)
Es la sangre de Cristo la que nos capacita para orar: Eph. 2:12-13, 17-19
EL INCIENSO DEL ALTAR Y SU COMPOSICION
Ex. 30:7-8 : “Y Aarón quemará incienso aromático sobre él; cada mañana cuando aliste las lámparas lo quemará.8Y cuando Aarón encienda las lámparas al anochecer, quemará el incienso; rito perpetuo delante de Jehová por vuestras generaciones.”
Ex. 30:34-38 : “Dijo además Jehová a Moisés: Toma especias aromáticas, estacte y uña aromática y gálbano aromático e incienso puro; de todo en igual peso, 35y harás de ello el incienso, un perfume según el arte del perfumador, bien mezclado, puro y santo 36Y molerás parte de él en polvo fino, y lo pondrás delante del testimonio en el tabernáculo de reunión, donde yo me mostraré a ti. Os será cosa santísima. 37Como este incienso que harás, no os haréis otro según su composición; te será cosa sagrada para Jehová. 38Cualquiera que hiciere otro como este para olerlo, será cortado de entre su pueblo. “ 
INCIENSO DEL ALTAR
Estacte
Se obtenía de un árbol que crece en Arabia, Siria y Palestina. Es una savia que fluye espontáneamente del árbol que produce mirra. Nos muestra que nuestras oraciones deben fluir espontáneamente de lo mas profundo de nuestro corazón contrito y quebrantado.
Uña aromática
Es un perfume muy apreciado hoy en día y usado por las mujeres árabes, resulta de quemar el caparazón de ciertos crustáceos acuáticos, como el estrombo o pez   Murex,     un opérculo que a causa de su semejanza con una uña es llamado así; habita en las aguas del golfo Pérsico, el Mar de la India Oriental y el mar Rojo. La combustión de esta concha despide un olor fuerte aromático. Así nuestras alabanzas y oraciones deben fluir de lo profundo de nuestro ser cuando somos quemados por el Espíritu Santo
Gálbano aromático
Es un jugo de color ámbar que se desprende de los tallos de un arbusto llamado    Ferula, al ser magullados. Este arbusto crece en las montañas  de Arabia y Siria. La sabia del Gálbano forma una resina de olor perfumado, con muchas propiedades medicinales. Así la oración y la alabanza es un medio para alcanzar nuestras sanidades. Es un excelente remedio vigorizante.
Incienso puro
 Es la savia que se extraía por incisión: o bien se obtenía por flujo natural que destila durante la noche un árbol de la familia de las terebintáceas llamado Amyris kafal. También el incienso provenía de la gomorresina de color pardo que se produce de la corteza del arbusto    Boswellia cateri-serrata o thurifera. Ambas especies crecen en Arabia meridional y en África. ERA UNA SUSTANCIA MUY COSTOSA. Esta savia no podía estar contaminada
Nadie podía imitar la composición de este incienso, era elaborado según el arte del perfumador. Este al ser quemado subía hacia Dios, solo ese perfume le era agradable a Dios. Así mismo nuestra adoración tiene que ser la que agrade a Dios, tiene que ser una adoración verdadera. Jn 4:23-24
Ninguno de estos productos produce mucho perfume sino hasta que después  de haber sido pulverizados “en polvo fino”
El Señor Jesús fue azotados antes de ser crucificado . Is. 53:4
El Señor Jesús fue molido Is. 53:5
EL UNGUENTO




EL UNGIMIENTO DEL ALTAR
MIRRA 500 CICLOS
La mirra excelente, con su dulce aroma y amargo sabor, representa la muerte preciosa de Cristo. En la antigüedad, la mirra se utilizaba para embalsamar. Por tanto, la mirra está relacionada con la muerte. Jn.19 nos enseña que Nicodemo junto con otras personas usó mirra para sepultar el cuerpo del Señor Jesús.
La mirra proviene de un árbol aromático que derrama su savia al ser cortado o por alguna apertura natural o incisión. Esta savia se utilizaba para mitigar los sufrimientos de la muerte. En la cruz le ofrecieron al Señor Jesús vino mezclado con mirra para mitigar Sus dolores, pero El se negó a tomarlo. Ciertamente la mirra en Ex. 30 simboliza la muerte del Señor.
LA CANELA AROMATICA 250 CICLOS
La canela aromática representa la dulzura y la eficacia de la muerte de Cristo. La canela tiene un sabor característico y se usa también para estimular el corazón. Se puede prescribir canela para estimular un corazón débil.
EL CALAMO AROMATICO 250 CICLOS
En Éxodo 30, el cálamo es una caña. La raíz hebrea de la palabra mirra significa fluir, y la del cálamo significa estar de pié. El cálamo crece en lugares pantanosos o lodosos, pero tiene el poder de brotar. En el orden de las especias, cálamo representa la resurrección del Señor Jesús de la muerte. El Señor fue sumergido en una situación pantanosa de muerte, pero El brotó y se levantó en resurrección. Por consiguiente, el cálamo representa la resurrección preciosa de Cristo.
LA CASIA 500 CICLOS
La casia es la cuarta especia y representa el poder de la resurrección de Cristo. La casia y la canela pertenecen a la misma familia. La canela proviene de la parte interna de la corteza, y la casia, de la parte externa de la corteza. La canela y la casia poseen un aroma dulce. Además provienen de plantas que a menudo crecen silvestres entre los demás vegetales.
En la antigüedad se usaba la casia como repelente de insectos y serpientes. Por tanto, la casia representa el poder, la eficacia de la resurrección de Cristo. La resurrección de Cristo puede vencer toda clase de circunstancias y ciertamente es repelente. Repele todos los “insectos” malignos y particularmente la serpiente antigua, el diablo.
La mirra, la canela, el cálamo y la casia pertenecen a la misma categoría: las especias. Ahora llegamos al aceite de oliva, el único ingrediente de la segunda categoría.
ACEITE DE OLIVA 1 HIM
En la Biblia, el aceite de oliva representa al Espíritu de Dios. El aceite de oliva se produce al prensar las aceitunas. Este aceite representa el fluir del Espíritu de Dios bajo la presión de la muerte de Cristo.
El aceite de oliva es el ingrediente básico del ungüento que se mezcla con las especias. Las cuatro especias se mezclan con el aceite de oliva para hacer el ungüento. Esto indica que el Espíritu de Dios, representado por el aceite de oliva, dejó de ser un simple aceite para convertirse en un aceite compuesto con ciertas especias. Jn.  7:39 dice: Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.
Esto significa que antes de la glorificación del Señor, el Espíritu no estaba todavía compuesto. La mezcla de este Espíritu se completó después de la resurrección de Cristo.
En este ungüento compuesto, vemos los números cuatro y uno, el número cuatro mezclado con el uno. Esto representa a la humanidad mezclada con la divinidad..
SU FUNCION
El aceite de la unción santa, como ungüento compuesto, tiene una función: santificar las cosas y los hombres de Dios, separándoles de todo lo común y santificándoles para el servicio de Dios. Ex. 30:26-28 nos enseña que el aceite de unción se usaba para ungir el tabernáculo de reunión, el arca del testimonio, la mesa y todos sus utensilios, el candelero y sus utensilios, el altar del incienso, el altar del holocausto y todos sus utensilios, la fuente de bronce y su base. El versículo 30 dice: “Ungirás también a Aarón y a sus hijos, y los consagrarás para que sean Mis sacerdotes”. La unción santificaba y separaba todo objeto y todo aquel que la recibía. El ungüento se convirtió en una marca distintiva separaba lo ungido de todo lo común.
El versículo 29 dice: “Así los consagrarás, y serán cosas santísimas; todo lo que tocare en ellos, será santificado”. Todo objeto u hombre que recibía la unción era santificado.
NO SERA DERRAMADO SOBRE CARNE DE HOMBRE
El versículo 32 declara que el aceite de unción santa “no será derramado sobre carne humana”. En la Biblia, la carne humana se refiere al hombre caído de la vieja creación. Como creyentes en Cristo, hemos sido regenerados, y esta regeneración nos ha convertido en nueva creación. Por una parte, nuestro espíritu es regenerado; por otra, tenemos todavía una carne vieja y caída. El mandamiento de no derramar la unción sobre carne humana indica que el aceite de la unción no debe ser aplicado a hombres de la vieja creación. Si vivimos y caminamos según la carne, no disfrutamos al Espíritu de Cristo. Si deseamos participar y disfrutar de el Espíritu todo-inclusivo, debemos permanecer en nuestro espíritu.
El Espíritu de Cristo no puede ser derramado sobre nuestra vieja naturaleza, nuestro viejo hombre. Nuestra carne no está en posición de participar en este ungüento compuesto. Cuando usted pierde su calma, está en la carne y no puede disfrutar al Espíritu de Cristo y cuando usted vuelve a su espíritu, percibe inmediatamente la unción, está consciente de que el Espíritu de Cristo lo está pintando, porque usted se encuentra en la nueva creación, y no en su vieja naturaleza.
Éxodo 30:33 indica que ningún extraño debe recibir la unción. La palabra “extraño” implica una diferencia entre los sacerdotes y los que no lo son. Los sacerdotes que sirven en presencia de Dios no actúan según la vieja naturaleza. Por el contrario, viven conforme a su nueva naturaleza y disfrutan de la unción. No obstante, a los ojos de Dios, todos los demás son extraños. Podemos decir que la carne, el viejo hombre, es un extraño. Nosotros los cristianos de hoy, no somos extraños, somos sacerdotes, pero los incrédulos sí son extraños. Cuando nuestras acciones y nuestro comportamiento reflejan nuestra carne, estamos en la vieja creación y Dios nos considera como extraños. Puesto que somos extraños, no podemos disfrutar al Espíritu de Cristo. Debemos permanecer en nuestro espíritu y vivir, actuar, hablar y relacionarnos con los demás en el espíritu. Entonces estaremos en la nueva creación como sacerdotes que sirven a Dios y participan del Espíritu de Cristo.
Si deseamos disfrutar el Espíritu de Cristo, debemos ser sacerdotes en la nueva creación. No podemos quedarnos en la carne si no queremos ser un extraño a los ojos de Dios. Los extraños, de ninguna manera participan del Espíritu todo-inclusivo.
NO HACER OTRO SEMEJANTE
La segunda parte del versículo 32 dice: “ni haréis cosa semejante, conforme a su composición”. El versículo 33 continua: “Cualquiera que compusiere ungüento semejante, y que pusiere de él sobre extraño, será cortado de entre su pueblo”. El mandato de no hacer cosa semejante conforme a su composición significa que no debemos imitarlo. Los cristianos contemporáneos imitan mucho. Por tanto, debemos discernir lo que proviene verdaderamente del Espíritu, de lo que es imitación. Por ejemplo, la humildad de una persona no proviene forzosamente del Espíritu.
LA OBRA DEL ESPIRITU SANTO ES UNICA Y POR TANTO NO PUEDE SER COPIADA.
NO PUEDE SER IMITADA
LA MEZCLA DE LO DIVINO CON LO HUMANO
Hemos visto que este ungüento varios ingredientes: el Dios único tipificado por un solo hin de aceite de oliva; el Dios Triuno, representado por las tres unidades de medida de las cuatro especias; el Hombre Jesús, criatura de Dios en cuanto a Su humanidad, tipificada por las cuatro especias de la vida vegetal; la muerte preciosa de Cristo, tipificada por la mirra líquida; la dulzura y la eficacia de la muerte de Cristo, representada por la canela aromática; la resurrección preciosa de Cristo, indicada por el cálamo aromático; el poder de la resurrección de Cristo, representado por la casia repelente; la mezcla de la divinidad con la humanidad, simbolizada por la mezcla del aceite de oliva con las cuatro especias. Todos estos ingredientes han sido compuestos para producir el Espíritu compuesto, la unción en 1 Jn. 2:20 y 27.
Ya mencionamos lo que incluyen Jesús, Cristo, el Padre, el Hijo y el Espíritu. Jesús incluye la encarnación, el vivir humano, los sufrimientos humanos y la crucifixión. Cristo incluye el Ungido, la resurrección, el señorío y la ascensión. El Padre incluye la fuente de la vida; el Hijo, la expresión de vida y el Espíritu, la impartición de la vida. Todos estos elementos están incluidos en el Espíritu compuesto que nos unge. Día tras día, el Espíritu compuesto nos unge con todos estos ingredientes.
La función del Espíritu compuesto consiste en ungirnos. Cuando el ungüento del Espíritu obra dentro de nosotros, se convierte en unción. La unción ha sido también compuesta porque el ungüento ha sido compuesto. Usemos el ejemplo de una pared pintada con oleo. No pintamos la pared con aceite solamente, sino con todos los ingredientes contenidos en esta pintura. Del mismo modo, cuando nos pinta la pintura divina, somos pintados con todos los ingredientes incluidos en ella. El Espíritu compuesto nos unge ahora con todos los elementos del ungüento compuesto. ¡Ojalá y todos nosotros entendamos perfectamente este asunto y lo experimentemos con todas sus riquezas!



¿QUE ES LA UNCION?
La unción es el mover y el obrar del Espíritu compuesto que mora en nosotros, quien aplica a nuestro ser interior todos los ingredientes del Dios Triuno procesado junto con todas las actividades que Él realiza, de tal manera que nos mezclemos completamente con Él para que tenga Su expresión corporativa (1 Jn. 2:20, 27; cfr. Eph. 4:4-6):

Las cuatro especies aromáticas mas el aceite de olivas forman el numero cinco, el cual significa “Gracia”. Zec. 12:10
El aceite era el resultado de sacudir el; árbol y es producido al machacar las olivas (Deu. 24:20; Ex. 27:20).
“Getsemaní”:  En hebreo significa <> o <>.
Era necesario que el Señor Jesús padeciera hasta la muerte, resucitara y ascendiera para que el Espíritu Compuesto morara en nosotros. Jn 7:37-39; 16:7
LOS DOS ALTARES
ALTAR DEL HOLOCAUSTO:
Nos presenta a Cristo en su humillación y muerte. Esto nos habla d nuestra reconciliación junto a la cruz.
ALTAR DE INCIENSO:
Nos presenta a Cristo  coronado de gloria y en su ministerio celestial. Ello nos habla de nuestra aceotacion para adorar con alabanza y oración.

No comments:


Free Blogger Templates by Isnaini Dot Com and Architecture. Powered by Blogger